Get Adobe Flash player
Por Marfim CDO Costa Rica

Zumbí fue el último líder del Quilombo de Palmares, uno de los máximos luchadores por la libertad de su pueblo, y quien hoy en día es fuertemente homenajeado por la gran mayoría de los grupos de Capoeira y otros movimientos en Brasil.

El Quilombo de Palmares, el cual estaba localizado en el que es ahora estado de Alagoas, era una comunidad autosuficiente, como una especie de reino o república formado por esclavos negros que habían escapado de las haciendas. El quilombo ocupaba un área tan extensa como el tamaño de Portugal, y tenía una población de aproximadamente 30 mil personas, entre blancos, negros, e indios.

Fue en ese lugar, en 1655, donde nació Zumbí, hijo de Sabina, y nieto de la princesa Aqualtune.

Durante uno de los muchos ataques que se dieron a este Quilombo, Zumbí fue capturado cuando aún era muy pequeño, y su madre fue asesinada. Fue entregado al padre Antonio Melo, quien lo bautizó con el nombre de Francisco. Le enseñó Portugués y Latín, y le ayudaba en las misas. Aunque el padre lo trataba como a un hijo, sufría por ser tratado diferente por causa de su color, y al ver a otros negros sufrir maltratos, torturas y muertes. Por lo mismo, a los 15 años, huyó hacia su lugar de origen. En ese tiempo, el Quilombo de Palmares era comandado por su tío, Ganga Zumbá. A los 17 años, se convirtió en general de armas del Quilombo.

Luego de muchos intentos fallidos por parte de la corona portuguesa de acabar con Palmares, el Gobernados de la Capitanía de Pernambuco, Pedro de Almeida le presentó una propuesta a Ganga Zumbá, la cual consistía en dar la libertad a los negros del quilombo si se sometía a las órdenes de la corona portuguesa. Ganga Zumbá aceptó la propuesta, pero Zumbí se oponía, puesto que consideraba que la libertad no iba a existir mientras otros negros seguían siendo esclavizados. Eso generó una grande disputa, y Ganga Zumbá fue depuesto de su posición como Rey del Quilombo. Se dice que fue asesinado. Con la caída de Ganga Zumbá, a los 25 años de edad, Zumbí asumió el liderazgo del Quilombo de Palmares, y siguió luchando fuertemente contra la opresión portuguesa. Su otro tío, Gana Zona, quien había sido cautivo por los portugueses, fue liberado por el gobernador y lo envía a negociar con Zumbí para que acepte el trato que había hecho con su difunto tío. Sin embargo, Gana Zona tampoco logra convencer a Zumbí.

Durante el mandato de Zumbí, el Quilombo prosperó tanto en el comercio como en la milicia. Obtuvo varias victorias contra los soldados portugueses. El Quilombo de Palmares era visto como una fortaleza invencible, y Zumbí representaba para muchos de los esclavos en las senzalas una esperanza.

Quince años después de que Zumbí asumiera el liderazgo del Quilombo, el banderante Paulista Domingos Jorge Velho, quien era en esa época como una especie de mercenario, fue convocado para organizar una invasión a Palmares. El día 6 de Febrero de 1694, la capital de Palmares, Macaco, fue destruída. Muchos negros fueron tomados como esclavos, y otros,incluyendo su esposa Dandara, se suicidaron para evitar ser capturados de nuevo. Zumbí fue gravemente herido pero logró huir. Durante casi 2 años, el logró sobrevivir junto con algunos de sus guerreros entre la selva. Sin embargo, fue traicionado por uno de sus hombres de confianza, Antonio Soares, quien, luego de ser capturado y torturado fuertemente, reveló el lugar de escondite de Zumbí. Zumbí fue sorprendido por el Capitán Furtado de Mendoça en su propio escondite. Luego de una sangrienta y desventajosa lucha, Zumbí muere junto con aproximadamente 20 de sus guerreros. Esto sucedió el día 20 de Noviembre de 1965. Su cabeza fue cortada, lavada y preparada y llevada al Gobernador Melo E Castro. La cabeza de Zumbí fue expuesta en la plaza principal de Olinda en Recife, con el fin de acabar con la leyenda de la inmortalidad de Zumbí.

Sin embargo, Zumbí si logró conservar su inmortalidad a través de la historia y las luchas que se siguieron dando en torno a conseguir la libertad, por medio de los cantos de guerra y esperanza que hoy aún, a más de 300 años de su muerte se escuchan en las rodas de Capoeira. En el año de 1978, se empieza a celebrar oficialmente en Brasil el 20 de Noviembre como “Día de la Conciencia Negra” en su honor, y es dedicado a la reflexión sobre la inserción del negro en la sociedad brasileña.

Facebook


Instagram


Youtube




Cordao de Ouro Costa Rica. 

Todos los derechos reservados.